Preguntarse si un autónomo es una pyme es algo que se repite y que se tendría que explicar más. Nosotros intentaremos dejar claro cómo diferenciar el uno del otro. ¡Empecemos!

¿Un autónomo es una pyme? Diferencias principales

Definición de qué es una pyme y ser autónomo en España

Si nos basamos en lo que dice la RAE (Real Academia Española), veremos qué definición tiene una pyme y cuál es la de un autónomo


Pyme: “empresa mercantil, industrial, etc., compuesta por un número reducido de trabajadores, y con un moderado volumen de facturación’’. 


Autónomo: ‘’Persona física que realiza de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, dé o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena’’.


Después de saber la definición, descubramos cómo diferenciar si un autónomo es una pyme de España. Para ello tenemos que aclarar que es una pyme y cómo funciona; igual que haremos con ser autónomo. 


1. Diferencias jurídicas


Si empezamos por las diferencias jurídicas, hay que considerar el número de trabajadores en la pyme, tengamos en cuenta que para las pymes el significado de las siglas es entre empresas pequeñas- o microempresas- o medianas y suelen acabar decidiendo ser una Sociedad de Responsabilidad Limitada (SL) debido a su facilidad de creación y seguimiento; pese a que hay más opciones. Eso significa que el dueño/a responde a terceros con el patrimonio de la empresa, es decir, en el caso de que haya alguna deuda o problema en su día a día, podrá proteger sus bienes personales. 


Si hablamos de los autónomos, si tuvieran un caso igual en el que hay algún tipo de deuda o problema cercano, tendrán que responder con su propio patrimonio personal. Por eso mismo, se considera que tienen una responsabilidad limitada. Sin embargo, también hay casos en los que parten desde una ERL, emprendedor de responsabilidad limitada, que protege tu vivienda de las deudas.  


2. Diferencias fiscales


Si hablamos de diferencias fiscales, debemos tener en cuenta que eso significa tener diferentes impuestos, aquellos que trabajan con una pyme, tienen que declarar el IVA, por lo que cada año tienen que preparar y presentar la Declaración de Operación a Terceros. Eso significa que, en lugar del IRPF, las pymes deben tributar a partir del impuesto de sociedades que sigue el esquema de liquidación que prepara el ministerio de hacienda y función pública.


Si trabajas como autónomo, tendrás que presentar cada año la declaración de la renta, además de la autoliquidación trimestral y la anual del IVA. Si hablamos del IRPF general que los autónomos, suele ser de un 15%, mientras que el IVA está en el 21% que se tiene que presentar con el modelo 303. 

 

  • Deducciones

Dentro de lo fiscal, queríamos destacar también las deducciones. Si eres un autónomo puedes desgravar el 50% de todos los gastos derivados de tu actividad. Mientras que si hablamos de las pymes pueden desgravar el 100% de sus gastos de empresa. 


Por eso mismo, la carga fiscal de las pymes es mayor y eso puede ser una ventaja en función del negocio que tengas o que estés pensando. 


3. Diferencias mercantiles


Llegamos a una parte que también hay que tener en cuenta para la seguridad y fiabilidad de tu empresa. Si eres autónomo, ten en cuenta que NO tienes que estar inscrito en el Registro Mercantil, mientras que las pymes, tendrán que estar sí o sí.


¿Qué aportan estas diferencias mercantiles? Las pymes tendrán más seguridad y fiabilidad en comparación a los autónomos. Igualmente, ten en cuenta lo que es una póliza pyme para poder tener mayor seguridad posible. Sin embargo, si quieres abrir un bar, un mecánico o abrir un centro de estética, quizá tu interés en algo así no es tan grande y prefieres ser autónomo y tener otro tipo de ventajas más adaptadas a tu realidad de empresa. 

 

Si ya tenemos la definición de pyme y autónomo claro, ¡elijamos!

Si ya tenemos claro cómo diferenciar que un autónomo no es una pyme, solo nos faltaría decidir que es mejor para nosotros.


A pesar de que creas que una forma de crear tu empresa o de trabajar va a ser más adecuado para ti, piensa en el tipo de empresa que quieres tener. No es lo mismo, hacerse autónomo para ser contratado como diseñador por una empresa que quiera renovar su imagen, que querer crear una agencia de publicidad especializada en el diseño. 


Aquí podemos tener en cuenta las diferencias jurídicas, sabiendo que no necesitas utilizar tus bienes personales si eres diseñador, es tan sencillo como exigente, pero sabes que no tendrás un problema económico por ello. Sin embargo, si tienes una agencia, deja lo personal de lado e invierte en la creación de una sociedad. 


Si hablamos de diferencias fiscales y mercantiles, podemos repetir lo mismo para cada una de ellas. Si eres el diseñador, no creo que necesites preparar un impuesto de sociedades o no le verás utilidad. 


Podríamos seguir explicando que es ser autónomo o que es un pyme con ejemplos sobre ello, pero lo más importante de este paso es pensar bien en qué situación estás y cómo crees que vas a estar más cómodo para la creación de tu empresa. El siguiente paso… ¡Crea tu empresa! 
 

zurichempresas.es


Conoce todo lo que ofrece nuestro seguro para tu empresa